GEOCRONOLOGÍA Y PALEONTOLOGÍA: DATACIÓN RELATIVA CON FÓSILES

Hace unos meses, Nia nos explicaba qué era la geocronología (post aquí) y su utilidad, y como “el colaborador paleontólogo” de la página, he decidido ampliar un poco el tema pero ¿qué puede aportar la Paleontología?

Pues bien, dentro de los métodos para datar las rocas, nos encontramos con métodos absolutos (edad real, con margen de error) y con métodos relativos (edad relativa, más moderno o antiguo qué…), y son en estos últimos donde los fósiles pueden aportar mucha información. Por supuesto, no solo funciona con fósiles, pero nos vamos a centrar en ellos.

Este método de datación relativa es el más utilizado en rocas sedimentarias y para que veáis su importancia, echad un vistazo a la tabla cronoestratigráfica del final y veréis como está dividida y subdividida en pisos, series, sistemas, etc. Resulta que la mayoría de estas divisiones vienen dadas por eventos pasados que produjeron cambios a nivel mundial. Una de la manera más rápida y sencilla para ver estos cambios, es observando los fósiles.

Para explicarlo con un ejemplo, a nivel mundial podemos encontrar restos de dinosaurios no avianos, pero, subiendo en la serie estratigráfica, llega un punto en el que por mucho que busquemos no encontraremos más. Esto es debido a que a finales del Cretácico hubo una extinción masiva, que acabó con el 75% de las especies del planeta, entre ellas todos los dinosaurios no avianos. Así que observando este cambio de fauna entre estratos continuos podemos ver donde está ese límite entre el Cretácico y el Paleógeno.

Para entender esto, hay que tener en cuenta un principio muy importante de la Estratigrafía, el de la sucesión faunística, que viene a decir que en los estratos depositados en diferentes épocas geológicas encontramos fósiles diferentes. De esto se concluye qué si encontramos el mismo taxón fósil en capas diferentes, estas serán de la misma edad.

 Los fósiles utilizados para este propósito son conocidos como fósiles guía o índice, pues nos indican la edad relativa del estrato donde lo encontramos. Hay que señalar que esto solo es factible utilizando fósiles in situ, es decir, que no hayan sufrido transporte desde que se depositaron en el sedimento. También es importante que estos fósiles sean comunes a nivel global.  Algunos ejemplos de fósiles guía son los trilobites, ammonites, braquiópodos… y un largo número de organismos (Tabla 1).

OrganismoRango temporal
Trilobites (en general)Cámbrico medio-Pérmico superior
Ammonoideo CeratitesTriásico
Foraminífero OrbitolinaAlbiense-Cenomaniense (Cretácico inferior)
Mamífero EquusPlioceno-Actualidad

Tabla 1. Ejemplos de organismos y sus rangos temporales.

Es decir, sí en el campo te encuentras in situ un hueso de dinosaurio no aviano, sin saber nada más, ya podrías decir que esa roca tiene una edad mesozoica (pues los dinosaurios no avianos solo vivieron durante el Mesozoico). Pero hay casos mucho más concretos, llegando a haber biozonas (estratos que se caracterizan por la aparición de un determinado taxón) de conodontos que abarcan pocos cientos de miles de años (un instante en tiempo geológico).

Por si alguien se ha quedado atrás, me gustaría proponeros un ejercicio. Ayer mismo Nia subió un vídeo en el que mostraba la Pedra de Girona, caracterizada por estar formada prácticamente por una acumulación de Nummulites. ¿Sabríais decirme la edad relativa de esa roca antes de ver el vídeo?…

Vídeo «La Pedra de Girona» en nuestro youtube puedes encontrar muchos más vídeos.

Sabiendo que los Nummulites fueron especialmente abundantes en los fondos marinos en el Paleógeno (66-23 millones de años) sabemos que la pedra de Girona tiene esa edad, pero sí indagamos un poco más, según el género y especie de los Nummulites, se ha acotado a 40 m.a.

Aquí abajo os dejo la tabla cronoestratigráfica para que veáis todas las divisiones temporales de la Historia de la Tierra.

Compartir mola!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *